no


no
no
1. Adverbio de negación. Se antepone al verbo para construir oraciones enunciativas negativas: No pude hacer lo que me dijiste. En respuesta a oraciones interrogativas, se emplea para negar o rehusar: —¿Has visto a Clara?No, acabo de llegar; —¿Me prestas el coche?No, lo necesito para ir al trabajo. Precede necesariamente al verbo cuando este va seguido de adverbios o pronombres de sentido negativo: No llamas nunca (pero Nunca llamas); No lo haré jamás (pero Jamás lo haré); No quiero nada (pero Nada quiero); No lo sabe ninguno (pero Ninguno lo sabe). Se escribe siempre sin tilde ( nó), a diferencia del adverbio de afirmación ( ).
2. No debe usarse antepuesto a un verbo dependiente de otro que ya tenga sentido negativo: Quiso evitar que la empresa no entrase en bancarrota, en lugar de Quiso evitar que la empresa entrase en bancarrota. Tampoco es correcto su empleo cuando en la oración hay elementos de sentido negativo antepuestos al verbo: No te presentes aquí sin que no hayas hecho lo que te dije, en lugar de No te presentes aquí sin que hayas hecho lo que te dije.
3. Se usa con valor meramente expletivo —y puede, por tanto, suprimirse sin que se altere el sentido del enunciado— en los casos siguientes:
a) Detrás de la conjunción que ( que, 2.2.2), cuando esta introduce el segundo término de una comparación: Es mejor reír que no llorar (de igual sentido que Es mejor reír que llorar). El uso expletivo de no en este caso es especialmente frecuente cuando, de no interponer el adverbio, en la estructura comparativa confluirían dos que seguidos: Es mejor que vengas que no que te quedes sola (de igual sentido que Es mejor que vengas que que te quedes sola).
b) Detrás de verbos que expresan temor: Temo no vayan a embargarme la casa, de igual sentido que Temo (que) vayan a embargarme la casa.
c) En oraciones exclamativas cuantitativas, con valor enfático: ¡Cuánto no daría por ir contigo a ese viaje!, de igual sentido que ¡Cuánto daría por ir contigo a ese viaje!
d) Detrás de la preposición hasta, cuando esta introduce oraciones subordinadas temporales ( hasta, 1).
e) Detrás de la locución adverbial por poco ( poco, 8).
4. Se antepone a sustantivos o adjetivos abstractos, denotando inexistencia de lo designado por ellos: Es partidario de la no violencia; Su actitud no beligerante le granjeó las simpatías de todos. Se escribe separado y sin guion intermedio.
5. Puede sustantivarse y, en ese caso, su plural, en la lengua culta, es noes ( plural, 1b): «Le entregas un cuestionario lleno de noes. Pero los noes no le gustan» (VqzMontalbán Galíndez [Esp. 1990]).
6. no más, nomás. a) En el español de España, la locución no más solo se usa con el sentido de ‘nada más, solamente’, y se pospone a la palabra o conjunto de palabras a las que modifica: «Una prueba no más a modo de ejemplo» (País [Esp.] 24.8.77); «Movido no más que por mi conciencia, expresé más de una vez con mi firma una actitud contraria a la política inmovilista y represiva del sistema» (Laín Descargo [Esp. 1976]). Se emplea raramente, ya que en la lengua general se prefiere nada más.
b) En el español de América, el uso de no más es mucho más frecuente que en España y a menudo, especialmente en México, se escribe nomás, en una sola palabra: «Se trata nomás de ir a torear rancheros» (Mojarro Yo [Méx. 1985]). Además del sentido general de ‘nada más, solamente’, se usa en América con otros valores. Así, se emplea como modificador verbal, especialmente en oraciones exhortativas, para dar mayor énfasis a la expresión: «Contá, contá nomás cómo son esas hembras» (Guido Invitación [Arg. 1979]); «¡Entren, no más!gritó la vieja» (Allende Casa [Chile 1982]). Normalmente se pospone al verbo, aunque en México es muy frecuente su anteposición: «Si te animas, nomás avísame con tiempo» (Santander Corrido [Méx. 1982]). Con el mismo valor de refuerzo expresivo, se usa también como modificador adverbial: «Volvió al rato el sirviente, y allí no más, desde el vano de la puerta, [...] dio su triste noticia» (Ramírez Baile [Nic. 1995]); «Ahora nomás llegará la señora» (Plaza Cerrazón [Ur. 1980]). Por último, antepuesto a un verbo, se emplea también con el sentido de ‘tan pronto como, en cuanto’: «Nomás le dabas la vuelta a una llavecita y salía el agua directo al lavamanos» (González Dios [Méx. 1999]); «Nomás entrar, pateó un cenicero» (Ramos/Lejbowicz Corazones [Arg. 1991]). Se usa a veces en la forma diminutiva nomasito: «Ahí nomasito, a la derecha» (Serrano Vida [Chile 1995]).
7. no obstante. obstante.
no más, nomás
no, 6.

Diccionario panhispánico de dudas. 2013.

Sinónimos:

Antónimos:


Compartir el artículo y extractos

Link directo
Do a right-click on the link above
and select “Copy Link”

We are using cookies for the best presentation of our site. Continuing to use this site, you agree with this.